Estándar Passivhaus

 

Concepto y breve explicación

 

PASSIVHAUS es un estándar de construcción de edificios energéticamente eficientes, con un elevado confort interior y económicamente asequibles. No es una marca comercial, sino un concepto de construcción internacional, estudiado, analizado y con excelentes resultados obtenidos en sus más de 20 años de experiencia y más de 25.000 edificios construidos bajo su sello.

 

El estándar Passivhaus establece métodos, requisitos y sistemas constructivos para alcanzar la eficiencia energética y ha de ser certificado oficialmente por el Passivhaus Institut. Aunque aún novedoso en España, las “viviendas pasivas” van ganando cada vez más adeptos.

 

Se consiguen edificios de muy bajo consumo de energía, muy aislados térmicamente, muy herméticos al paso del aire y con una ventilación mecánica controlada con recuperación de calor. Se aprovecha también la radiación y luz solar al máximo posible, manteniendo en invierno el calor recibido de esta fuente, el calor generado por los propios usuarios y el que producen los diferentes aparatos electrodomésticos. Asimismo, estas viviendas presentan un excelente comportamiento en las temporadas cálidas, por las mismas razones antes mencionadas: estanqueidad, aislamiento y ventilación atemperada.

 

La pequeña demanda de energía que pudiera ser necesaria puede lograrse de fuentes renovables, como las energías solar, geotérmica, aerotérmica, etc., de manera que el consumo por el uso habitual de la vivienda se reduce de manera muy importante.

Además, la principal característica de estas viviendas es el alto nivel de CONFORT que genera para sus usuarios, mediante la aplicación de los siguientes principios básicos.

Elevado nivel de aislamiento térmico.


Un buen aislamiento significa la reducción directa de las pérdidas de calor en invierno, y reducción de las ganancias de calor externas en verano. Es importante la elección tanto de los materiales, como de la tipología constructiva más eficiente, en función de las condiciones del entorno, así como el cuidadoso control de pérdidas térmicas de los cerramientos, cubiertas y forjados-losas, sobre el terreno.

Eliminación de puentes térmicos

Cuando un edificio cuenta con buenos niveles de aislamiento y calidad en su envolvente, la eliminación de la mayor parte de los puentes térmicos presenta una gran importancia. La capa de aislamiento es continua y sin interrupciones, “empaquetando” todo el edificio. Se evitan los puentes térmicos para, de esta manera, reducir aquellos puntos en que se producen pérdidas (ganancias en verano) de calor, con el consecuente disconfort e incluso indeseadas posibles condensaciones.

Alto nivel de reducción de transmisiones térmicas por huecos acristalados.

Carpinterías y vidrios de alta calidad. Las carpinterías son el elemento más “débil” de la envolvente. Tienen una doble función: reducir el flujo térmico al máximo y permitir ganancias solares, sobre todo en invierno. Se utilizan vidrios de alta eficiencia, con doble cámara aislante, para reducir las pérdidas energéticas del interior, y se cuida al máximo su montaje para garantizar la estanqueidad.

Estanqueidad de la envolvente

En estas viviendas es necesario reducir las infiltraciones de aire no controladas ni deseadas. En edificios PassivHaus la hermeticidad queda garantizada por la elaboración de detalles constructivos que garanticen la estanqueidad de toda la superficie envolvente, incluidas ventanas. Además, se comprueba el resultado mediante la realización de una prueba de presión y depresión de aire, el BlowerDoor Test, realizado por personal homologado por el PassivHaus Institut, que ha de cumplir con un valor máximo de 0,6 renovaciones / hora del volumen total de la vivienda con la construcción totalmente terminada. Además del evidente ahorro energético, una buena hermeticidad es uno de los factores que más inciden en el elevado confort de las viviendas.

Reducción de la demanda de energía

Todas estas medidas van encaminadas principalmente a la reducción de la demanda energética del edificio. La demanda máxima de energía útil es de 15 kWh/m² y año, en calefacción; y 15kWh/m² y año en refrigeración. El estándar PassivHaus es más exigente que la más alta clasificación energética de nuestra normativa. El consumo en calefacción es tan reducido que en ocasiones es incluso menor que la energía necesaria para la producción de ACS (algo impensable en condiciones habituales). Ambos aspectos se resuelven mediante la utilización de una pequeña bomba de calor, que combinada con un suelo radiante de muy baja inercia térmica, genera la mínima demanda exigida, radiante o refrescante, según las necesidades.

Ahorro económico

El objetivo principal de las casas pasivas es obtener elevados niveles de confort interior manteniendo un consumo energético muy bajo, contribuyendo así en un importante ahorro en la factura energética y evitando la “hipoteca energética” que va ganando peso en el presupuesto familiar debido a los continuos aumentos de los precios de la energía. Es evidente que las soluciones propuestas en el estándar Passivhaus conllevan un cierto sobrecoste que, en cualquier caso, es asumible a corto plazo, amortizable a medio y prácticamente imperceptible a largo.

Calidad del aire interior

La estanqueidad de la vivienda y la ventilación mecanizada consiguen un aire sin polvo, sin partículas nocivas, formaldehídos, sin olores, humedad reducida, etc.; y todo ello sin ruidos.

Aislamiento acústico

Asimismo, el conjunto de aislamientos reforzados, carpinterías y acristalamientos de calidad, y hermeticidad reforzada, provoca también un incremento apreciable del aislamiento acústico en las viviendas.

Confort

El elevado aislamiento térmico y la hermeticidad con ventilación controlada garantizan una temperatura constante en todos los puntos del edificio, sin contrastes de temperatura ni corrientes de aire. Se alcanza así un confort mucho mayor que en las construcciones convencionales. La monitorización de los edificios construidos bajo este patrón ha permitido comprobar que en la práctica se trata de un estándar muy fiable, que consigue que se cumplan, e incluso mejoren, los objetivos perseguidos.

Nuestros proyectos Passivhaus